Anuario 2020; un año que puso a prueba la resiliencia de la porcicultura global

La porcicultura en 2020, al igual que el año anterior con la PPA, estuvo marcada por una epidemia, aunque en esta ocasión se trató de una que afectó a la salud humana, el SARS-CoV-2 (coronavirus), que vino a impactar tanto la viabilidad del comercio internacional como el consumo interno de los productos de origen porcino.

Tan solo en México, de acuerdo con estimaciones hacia el inicio de la fase 3 de la contingencia sanitaria por Covid-19, el presidente de la Organización de Porcicultores Mexicanos (Opormex), Heriberto Hernández, detalló que el consumo de carne de cerdo se redujo hasta 40%, lo que generó mermas económicas mensuales para todo el sector por 1,294.1 millones de pesos, 7,872.5 millones en la proyección del semestre, y 15,745.1 mdp. hacia el cierre del año.

Comencemos con un repaso de algunas de las acciones que más sobresalieron en materia noticiosa durante este año:

ENERO:

La PPA seguía siendo el tema principal para la porcicultura a nivel mundial; la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) advertía que se encontraba cada vez más cerca del territorio alemán —uno de los principales productores de carne de cerdo de la Unión Europea—, a 30 kilómetros para ser precisos; en nuestro país el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) reportaba la revisión de un total de 980,677 equipajes con mercancía de riesgo como parte de su operativo invierno 2019 para evitar la introducción del virus al territorio nacional.

FEBRERO:

La aún existente Confederación de Porcicultores Mexicanos (CPM) y la Asociación Mexicana de Veterinarios Especialistas en Cerdos (AMVEC) se reunieron para definir un plan de comunicación con todo el gremio productor que permitiera al sector estar preparado ante la virtual entrada de la enfermedad porcina. En China ya comenzaban a verse las primeras dificultades derivadas del Covid-19, pues por las medidas de prevención miles de contenedores de carne se acumulaban en sus puertos.

MARZO:

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ya aseguraba que el consumo de alimentos, incluidos los cárnicos, no suponían un riesgo de contagio del nuevo coronavirus; en Estados Unidos advertían que la pandemia podría convertirse en un detrimento por la falta de personal que experimentaban en las granjas, lo que podría incrementar los precios de la carne al público.

ABRIL:

El Dr. José Manuel Sánchez-Vizcaíno comunicó que pese al continuo avance del SARS-CoV-2, los trabajos dentro del proyecto VACDIVA continuaban para lograr la conformación de un inmunizador contra la PPA. México entró a la Fase 3 de la contingencia sanitaria, momento en el que todo el sector pecuario y la industria cárnica se comprometieron con la producción y el abasto de alimentos a nivel nacional.

MAYO:

El Consejo Nacional Agropecuario (CNA) puso en evidencia que la pandemia ya estaba perjudicando el Producto Interno Bruto en el país, que caía por el orden del 2.5%, sin embargo, el correspondiente a las actividades de la industria agroalimentaria se incrementaba 1.2%, gracias a un buen comercio internacional. China, para impulsar su mercado porcícola y darle ordenamiento, ya visualizaba implementar futuros financieros para los cerdos.

JUNIO:

La combinación entre la pandemia humana y la PPA porcina resultó en la tormenta perfecta para el fortalecimiento de las exportaciones mexicanas de cárnicos hacia China, pues de acuerdo con el Consejo Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceados (Conafab), esta situación tenía detenida la certificación de 60 plantas procesadoras. Mientras tanto, los brotes de PPA se habían reducido 18.9% en la Unión Europea, con 6,670 casos.

JULIO:

En Rabobank pronosticaban que el coronavirus seguiría afectando al mercado porcícola internacional durante la segunda mitad de 2020, pues los brotes dentro de las instalaciones de empaquetado se volvían cada vez comunes. Ante la situación que se vivía a nivel mundial, Eduardo Ron Ramos, presidente de la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados aseveraba que si en las elecciones federales de 2021 Morena mantiene la mayoría legislativa, el abandono del sector agropecuario no se detendría.

AGOSTO:

Este mes se distinguió por un paquete de noticias mixtas para el segmento, por un lado la porcicultura nacional se unificaba en un solo frente, la Opormex, conformado por la CPM y la Oporpa, y por otro lado, el titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural era uno de los primeros funcionarios del ramo en dar positivo a Covid-19.

SEPTIEMBRE:

El panorama respecto a la PPA en Europa ya no era tan positivo, pues las autoridades alemanas notificaron el primer caso dentro de su territorio en un cadáver de jabalí localizado en la región de Brandenburgo. De este lado, en México, en la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados adelantaron que votarían en contra del Presupuesto de Egresos de la Federación, ya que no representaba los intereses del campo.

OCTUBRE

El Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China informaba que sus importaciones de carne de cerdo se habían incrementado 132%, hasta los 3.8 millones de toneladas, lo cual se debía a los esfuerzos por estabilizar su mercado interno; mientras tanto, en Rabobank pronosticaban un desempeño negativo para la producción cárnica europea en 2021.

NOVIEMBRE:

La Peste Porcina Africana continuó con su avance en Alemania, pues las autoridades reportaron su introducción en una más de sus regiones, Sajonia, aunque aún se mantenía solo en su fauna silvestre. En México, Granjas Carroll de México era reconocida como la empresa más innovadora de nuestro país; mientras que en el tenor de los ejercicios virtuales, a través de un Foro, diversas líderes del sector pecuario coincidían que para la mujer había avances en el trabajo igualitario, sin embargo señalaban oportunidades para desarrollar ahora esfuerzos de equidad.

DICIEMBRE:

Este mes se mostró más favorable en cuanto a la información que se generó; Kekén anunciaba una inversión de 2,000 millones de pesos para reactivar su planta porcícola Sahé, la cual sufrió un incendio a mediados de 2020; Vicente Gómez Cobo, presidente de la Femeleche platicaba con nuestro equipo editorial acerca de su plan de trabajo con miras a presidir al CNA a partir de enero, y finalmente se reportaba que a lo largo de los primeros 10 meses del 2020, las importaciones de carne de cerdo provenientes de EE. UU. se habían reducido en un 6%. (https://www.porcicultura.com/)

Deja un comentario