Estos son los licores más famosos del mundo

El origen de los licores se remonta a los monasterios del siglo XIII en Europa. En la búsqueda por nuevas medicinas, los monjes combinaron el conocimiento de los remedios naturales y hierbas tradicionales con la destilación. Las pociones que crearon estaban fuertemente aromatizadas, pero mantenían un gran sabor a alcohol. Para el siglo XVI, el uso de los licores ya no era sólo como remedio medicinal, sino que ahora también se disfrutaba como digestivo o aperitivo, y su producción ya no se limitaba a los monjes y los monasterios, sino que comenzó a extenderse a familias y destilerías.

En Spirits y Liqueurs of the World, el investigador Derek Hastings cuenta que al, principio, el consumo de licores se extendió en Francia gracias a la italiana Catalina de Médicis y su matrimonio con el rey francés Enrique II. El rey Luis XIV también era muy aficionado a los licores, aunque los licores rompieron las fronteras y han llegado a todo el mundo. Incluso, durante el siglo XIX se experimentaron un crecimiento por la demanda y tuvieron un gran auge en el siglo XX durante la Prohibición en Estados Unidos.

Los licores normalmente se beben como digestivos o aperitivos, aunque también se utilizan en coctelería, confitería y en pastelería. El índice de alcohol varía de 15 a 55% Vol., pero la media es de 40% Vol. Los licores contienen mínimo 2.5% de azúcar por volumen, aunque la mayoría contienen entre 35 y 45%, de hecho se consideran “secos” aquellos que contienen entre 2.5 y 10% de azúcar.

En ocasiones estas bebidas pueden llegar a confundirse con las eaux-de-vie e incluso brandy de fruta. Los licores pueden tomar su sabor de frutas, hojas, flores, granos, semillas, nueces, hierbas, raíces y especias, entre otros ingredientes, por lo que existe una gran cantidad de licores alrededor del mundo. Hay licores “genéricos” cuya denominación es la misma en todo el mundo, como la crema de menta o la absenta, y otros de “marcas registradas” cuya fórmula es específica y se encuentra protegida, como el Chartreuse o el Grand Marnier. A continuación presentamos algunos de los licores más famosos del mundo de acuerdo a ambas clasificaciones.

Licores más famosos

Advocaat: Licor holandés hecho a base de yemas de huevo batidas, azúcar y brandy, aromatizado con enebro. Se bebe como aperitivo por su bajo contentido alcohólico. La versión más espesa se consume de manera local, mientras que una más ligera se exporta alrededor del mundo, según Hastings.

 

Absenta: Este licor fue creado originalmente en Francia, en 1792, como medicina para la malaria. Su sabor característico proviene del ajenjo y el anís. Durante el siglo XIX se hizo muy popular entre artistas y aristócratas, y se le conoció como “la musa verde”. Los efectos del consumo de absenta traían consecuencias dramáticas para el sistema nervioso, por lo que se prohibió en Francia y Estados Unidos en 1915, aunque ahora se comercializa una versión con el nombre de “bebida espirituosa con extractos de absenta”, con un 45 a 70% Vol, según Larousse.

 

Amaretto: La historia cuenta que este licor italiano surgió como un regalo de amor para el pintor Bernardino Luini en 1525. La hija de la dueña de la posada donde él se quedaba mientras cumplía una comisión se enamoró de él y le ofreció una bebida hecha con productos naturales que tenía a la mano, como huesos de chabacano y almendra amarga elaborado a partir de almendras de chabacano y de extractos aromáticos. Su graduación alcohólica suele rondar los 25% Vol. Alc., además de tomarse como digestivo también se utiliza en pastelería.

 

Curaçao: Licor de naranja elaborado con la cáscara de las naranjas amargas que crecían en la isla de Curaçao, en las Antillas. Es muy aromático y se consume como digestivo, en coctelería y pastelería.

 

Kummel: Los sabores principales de este licor son con comino, hinojo y semillas de alcaravea. Aunque es originario de Holanda, actualmente el principal país que lo produce y consume es Rusia. Se recomienda como digestivo.

 

Limoncello: Licor de limón italiano hecho de manera frecuente de forma casera.

 

Sambuca: Licor dulce y fuerte hecho a base de anís originario de Italia. Entre los requisitos exigidos para que este licor pueda ser expedido como “sambuca” se exige que esté hecho con anís, tanto verde como estrellado, e incluso con otras hierbas aromáticas.

 

Triple Sec: Este licor obtiene su nombre de la triple destilación de cáscaras de naranjas dulces y amargas, maceradas en un alcohol neutro. Es un curaçao blanco.

 

Síguenos en Google News para que no te pierdas las novedades

 

Licores famosos registrados

Averna: Licor de hierbas elaborado en Caltanissetta, Sicilia. Tiene 29% de Vol. Alc. Se toma como digestivo.

 

Bénédictine: Licor de hierbas producido en Francia desde 1510, hecho con más de 20 hierbas y plantas.

 

Chartreuse: La fórmula de este licor de hierbas de origen francés sigue siendo secreta. Se elabora con 130 hierbas maceradas en alcohol de uva y destiladas. El alcohol resultante se mezcla con miel destilada y jarabe de azúcar antes de añejarse en barricas de roble.

 

Cointreau: El licor de naranja originario de Francia más famoso del mundo.

 

Frangelico: Licor hecho a base de avellanas silvestres tostadas sumergidas en alcohol junto con bayas y especias. Recibe su nombre del monje que lo inventó hace más de 300 años.

 

Galliano: Licor elaborado desde 1896 en la Toscana, hecho a base de anís estrellado, lavanda y vainilla. El galliano tiene 30% Vol. y se usa en la coctelería y como digestivo.

 

Goldwasser: Este licor de hierbas se distingue por las escamas de oro real que contiene. Apareció en 1598 y fue una invención del holandés Ambrose Vermollen, quien creó una receta que se basaba en una combinación secreta de 20 hierbas y raíces diferentes.

 

Grand Marnier: Licor creado en 1880 por Louis Alexandre Marnier Lapostolle. Puede disfrutarse solo, como mezclador o en postres.

 

Izarra: Licor de hierbas con dos versiones: una aromática de color amarillo brillante y una variedad verde con sabor a menta. Aunque se inspiró en un antiguo licor vasco del siglo XIX, la forma actual de Izarra fue fabricada por primera vez por Joseph Grattau en 1906. Con 40% ABV, ambas versiones de Izarra se sirven en las rocas y sirven para pastelería.

 

Jägermeister: Licor de hierbas alemán desarrollado en 1934 por Curt Mast. Lleva 56 hierbas, raíces y frutas diferentes que se maceran en una combinación de alcohol y agua. Alcanza una graduación de 35% vol.

 

Kahlúa: Licor de café mexicano elaborado en 1936, en Veracruz. En náhuatl significa la casa del pueblo acolhua. Se toma en las rocas y en cócteles como Ruso blanco, Espresso Martini y Carajillo.

 

Licor 43: Es un licor español elaborado a partir de 43 distintos elementos, como frutas, hierbas y especias del mediterráneo. Su sabor es dulce, contiene 31% de volumen de alcohol.

 

Midori: Es un licor con sabor a melón verde de Japón, azúcar, brandy y colorantes artificiales, que le dan el famoso color verde. Se puede beber solo, aunque también se usa para coctelería.

 

Strega: Mejor conocido como el licor de las brujas, el Strega se elabora con 70 botánicos y hierbas diferentes que incluyen canela de Ceilán, menta, enebro y azafrán. Se toma como digestivo, pero también funciona bien en cócteles y algunos postres italianos clásicos como el tiramisú. (https://foodandwineespanol.com/)

Deja un comentario