¿Por qué la producción de leche de almendras amenaza a las abejas?

La leche de almendras ha ganado popularidad como una alternativa saludable y vegetal, sin embargo, el proceso para elaborarla pone en riesgo la supervivencia de las abejas. Aquí te decimos por qué.

Cada vez surgen más alternativas para reducir o eliminar los productos lácteos y carnícos de nuestras vidas, un gran ejemplo de esto son las leches o bebidas vegetales, para ejemplo, tan solo en Estados Unidos el consumo de leche de almendras aumentó un 250% durante los últimos 5 años, sin embargo, esto no es tan bueno como parece.

La leche de almendra en realidad es una bebida o agua de almendras, pues no proviene de un animal productor, sino del árbol Prunus Dulcis, mejor conocido como almendro. Este árbol se cultiva en diferentes regiones del mundo, pero una de las más importantes es la del Valle de California; de acuerdo con el diario The Guardian, 80% de la producción viene de este lugar.

El problema radica en que para poder producir la leche de almendras se necesita cultivar miles de almendros y las encargadas de polinizarlos son las abejas. En Estados Unidos hasta un tercio de las poblaciones de abejas son criadas para usos comerciales como este.

Sumado al uso irresponsable de pesticidas para la agricultura, las abejas sufren de una sobreexplotación con tal de no interrumpir el proceso de producción de leche de almendras. Según National Geographic, las abejas naturalmente necesitan descansar en invierno, cosa que los campos de producción no consideran, por lo que el bio-ritmo de estos insectos se ve interrumpido y alterado, afectando su salud y llevándolas a la muerte. Uno de los más drásticos ejemplos es que 50 mil millones de abejas perdieron la vida en el invierno del 2020.

Algunos líderes del sector agroalimentario en Estados Unidos dicen que están colaborando activamente para entender cuáles son las principales causas que han provocado la muerte de tantas abejas y al mismo tiempo están buscando alternativas para asegurar su bienestar.

Almond Board of California está trabajando en una iniciativa llamada Honey Bee Managment Practices con la que pretende convertir las plantaciones de almendros en un lugar seguro para las abejas y seguir con la producción de leche de almendras.

Tristemente aún queda mucho que hacer en la materia de regulación y protección de este tipo de industrias, aunque una buena alternativa para no contribuir a este problema es conocer los procesos de producción de las marcas que consumimos para asegurarnos que no dañen a las abejas, o bien, hacer nuestra propia leche de almendras casera. (https://foodandwineespanol.com/)

Deja un comentario