Inocuidad de los alimentos: más que buenas prácticas agrícolas

La inocuidad de los alimentos es la caracteriza que garantiza que los alimentos que consumimos no nos hagan daño. Esto implica que, durante su producción, traslado y venta, se tomen medidas para evitar que los productos alimentarios contengan residuos de plaguicidas, metales pesados y microorganismos que provoquen enfermedades infecciosas graves.

Es por todo esto que los gobiernos implementan políticas, estrategias y programas que contribuyan al aseguramiento de la inocuidad alimentaria.

La inocuidad no solo beneficia a la salud de los consumidores, sino que también es un factor primordial para el crecimiento del sector agroalimentario porque le asegura una participación competitiva en los mercados internacionales. Los riesgos de que los alimentos se contaminen disminuyen considerablemente, gracias a los controles que cada eslabón de la cadena agropecuaria aplica en la producción y manejo de los mismos.

Con la pandemia del Covid-19, ha tomado aún más importancia el control de los alimentos, la industria ha aprendido de golpe que es urgente fortalecer y crear los mecanismos necesarios para producir alimentos sanos y nutritivos para tener un futuro sustentable.

 

Fuente: CNA

Deja un comentario