Alimentos que debes comer para prevenir el cáncer, según la ciencia

Repasamos cuáles son los mejores alimentos que debes comer para prevenir el cáncer, según la ciencia. Repasa cuáles son y apresúrate a incluirlos dentro de una dieta completa y equilibrada para mejorar tu calidad de vida.

Ningún alimento puede curar el cáncer, sin embargo, una alimentación sana te hace ganar muchos enteros para prevenir la aparición de los múltiples tipos de esta enfermedad. Y por el contrario, una dieta pobre, rica en ultraprocesados, grasas saturadas, azúcares o alcohol incrementa sustancialmente los riesgos de sufrir cáncer.

La investigación científica apunta a que entre el 20% y el 25% de los tumores malignos podrían evitarse llevando una dieta adecuada, ya que los compuestos activos presentes en los alimentos son responsables de evitar el crecimiento y la proliferación de células tumorales. Algunos de ellos son la vitamina A presente en fresas, el licopeno del tomate o las zanahorias, los flavonoides de los cítricos, las antocianinas y fenoles de las uvas o las berenjenas o la luteolina de melón o las espinacas.

Lógicamente, es importante estar informado a través de recursos de referencia como la propia web de la AECC, huir de los alimentos con edulcorantes y conservantes, no excederse en el consumo de carne roja y llevar un estilo de vida saludable que incluya ejercicio físico y rutinas de descanso saludable. A continuación, repasamos algunos de los alimentos más efectivos para prevenir el cáncer.

Tomate: El licopeno inhibe la proliferación celular y posee un efecto anti-carcinogénico y anti-aterogénico, al intervenir en la comunicación intercelular y modular los mecanismos inmunológicos.

Granada: Una investigación llevada a cabo en la Universidad de California muestra que esta bonita y exquisita fruta puede inhibir el movimiento de las células cancerígenas y reducir la metástasis.

Café: La Universidad de Rutgers (EE UU) llevó a cabo un estudio que afirma que el café es especialmente positivo para la prevención del cáncer de piel puesto que cafeína inhibe una proteína llamada ATR.

Leche: La vitamina D presente en la leche tiene propiedades anticancerígenas, mientras que la leche materna fortalece el sistema inmunológico del bebé y previene tumores infantiles agresivos gracias las proteínas TRAIL y “Hamlet”.

Ciruelas y melotocones: Los extractos de estas frutas pueden destruir las células del cáncer de mamsa sin dañar a las células sanas, por lo que se analiza su uso potencial en tratamientos de quimioterapia.

Nueces: Científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Marshall en Estados Unidos demostraron comer nueces de forma diaria baja el riesgo de cáncer de mama debido a la presencia de ácidos grasos omega-3, antioxidantes y fitosteroles

Brócoli: Los isotiocianatos, que también puedes encontrar en el repollo y la coliflor, elimina la proteína del gen p53 defectuoso que hace que las células crezcan de forma anormal.

Orégano: Un estudio de la Universidad Long Island muestra que el carvacrolpresente en esta especia induce apoptosis o muerte celular programada en las células tumorales de la próstata.

Huevos: El licopeno, tal y como subrayan numerosos estudios, inhibe la proliferación celular y tiene efectos anticarcinogénos y antiaterogénicos, al intervenir en la comunicación intercelular y modular los mecanismos inmunológicos.

Vino: Un estudio publicado en 2007 revela que los hombres que beben vino tinto de forma moderada -en torno a unas cuatro copas semanales- reducen en un 50% el riesgo de contraer cáncer de próstata debido a la presencia del antioxidante resveratrol. De todos modos, cabe destacar que es una evidencia científica que expone que beber alcohol en exceso aumenta el riesgo de padecer varios tipos de cáncer, como el de garganta, lengua, esófago o faringe.

Té verde: Son varias las investigaciones que revelan que los polifenoles y antioxidantes presentes en el té verde (y también el té negro) impiden la proliferación de las células anticancerígenas.

Trigo y centeno: El Instituto Americano de Investigación del Cáncer revela que los cereales como estos son positivos en la prevención de varios tipos de cáncer como el de páncreas, estómago, colon y mama.

Aceite de oliva: Hemos destacado en muchas ocasiones sus virtudes, y en este caso, cabe subrayar que la presencia de polifenólicos combaten el cáncer de mama en sus fases más agresivas.

Aloe vera: Esta planta puede reforzar el sistema inmunológico y prevenir los daños de las fases germinales del cáncer de páncreas y pulmón.

Manzanas: Un estudio elaborado en el Instituto Mario Negri de Milán (Italia), y publicado en la revista Annals of Oncology revela que comer manzanas con frecuencia reduce de forma significativa el riesgo de padecer diversos tipos de cáncer, entre los que se incluyen el de esófago, el ovárico, el colo-rectal o el de próstata.

Frutos rojos: Haciendo especial hincapié en los arándanos, su aporte de antioxidantes y flavonoides es fundamental para luchar contra los radicales libres que dañan las células.

Chile: Este y otras clases de picantes contienen capsaicina, muy efectivo para prevenir el cáncer de intestino, colorrectal y de próstata. reduce la grasa corporal y alarga la vidaAdemás, el picante .

Comino: Esta especia contiene fitoquímicos, sustancia antiinflamatoria.

Semillas de lino: Contiene hasta tres elementos que pueden reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer: el ácido alfa-linolénico, un ácido graso esencial omega-3; los lignanos, que son fitoestrógenos y antioxidantes; y la fibra dietética.

Ajo: Tan abundante en la dieta mediterránea, sus antioxidantes como la lisina y la quercetina tienen numerosas propiedades anticancerígenas.

Jengibre: Esta especia, de cuyas propiedades beneficiosas hablamos largo y tendido en este artículo, es rica en antioxidantes y por tanto, contribuye a la reducción de los radicales libres de nuestro organismo. Al respecto de sus propiedades antitumorales, un estudio de la Georgia State University revela el extracto de jengibre disminuyó el tamaño de los tumores de próstata hasta un 56% en un grupo de roedores.

Verduras de hoja verde: Espinacas, acelgas o lechuga contienen carotenoides que pueden liberar los radicales libres responsables de dañar nuestro cuerpo. Son especialmente recomendables las espinacas ya que poseen 13 compuestos diferentes de flavonoides que actúan como agentes anticancerígenos.

Cebolla: La presencia de flavonoides protege tus células, mientras que el azufre tiene cualidades anticancerígenas.

Perejil: Esta especia desempeña una función desinflamatoria, antifúngica, antiviral y antiespasmódica. Además contiene apigenina, un flavonoide que acorta la vida de las células cancerosas y que puedes encontrar en otros productos como la menta o el apio.

Pescado azul: Los pescados azules como el salmón, la trucha, el arenque, las sardinas, el bacalao o la caballa son ricos en grasas saludables omega-3 positivas para prevenir el cáncer de colon, de mama, el melanoma maligno y la leucemia.

Cúrcuma: En TICbeat ya te hemos hablado en numerosas ocasiones de las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma, una especia propia de la cocina asiática en la que abunda un polifenol llamado curcumina que destruye las células cancerígenas y también bloquea una proteína asociada con el cáncer gastrointestinal.

Tofu: Un compuesto presente en este alimento y llamado genisteína tiene propiedades antioxidantes que inhiben el crecimiento celular del cáncer. Solamente con consumir 10 miligramos de tofu diarios podrás reducir el riesgo de padecer cáncer de mama en un 25%. (http://www.ticbeat.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s