Producción de carne de pollo en México mostró un incremento de 2,9% en el 2020

En México, en el año 2020, la producción de carne de pollo evidencio una desaceleración de su crecimiento. Sin embargo, en medio del contexto de la pandemia del Covid-19, igualmente la producción y el consumo de pollo exhibieron cifras positivas al compararlas con el año anterior.

En el año 2020, en este entorno difícil por el covid-19, la producción de pollo alcanzó 3,6 millones de toneladas, cifra 2,9% superior a la obtenida el año anterior. Además, la carne de pollo ha sido la única dentro del sector cárnico mexicano en mostrar un aumento de la demanda con un 1,6% en el período analizado.

El Consejo Mexicano de la Carne, COMECARNE, realizó un análisis industria cárnica de este país, donde evaluó su comportamiento en dos balances distintos, por una parte se enfocó en el consumo y la producción, y por otro lado en el comercio exterior, considerando las importaciones y exportaciones.

Para el primer tópico, se informa que el consumo de carne resintió ligeramente la pérdida de poder adquisitivo de las familias dado que tuvo una caída de -0,02% en relación con el año anterior. Donde, de los 8,8 millones de toneladas que demandó México, la planta productiva nacional logró suministrar el 83%, cifra 2 puntos porcentuales mayor que en 2019, siendo la participación más alta registrada en los últimos 10 años.

En cuanto a la producción, se indica que tanto la producción de carne de pollo como de cerdo mostraron una desaceleración en su crecimiento, debido a que sus tasas fueron inferiores si se comparan con años previos. Sin embargo, se explica que los tres subsectores finalizaron el año con crecimiento.

La producción de la carne de pollo fue de 3,6 millones de toneladas, cifra que evidencia un aumento de 2,9% con respecto al año anterior.

La producción de carne porcina fue de 1,6 millones de toneladas, logrando una tasa de crecimiento de 3,1% en relación al año previo.

La producción de carne de bovina se situó en 2 millones de toneladas, una cantidad 2,6% mayor que la obtenida el 2019.

De la información se desprende que en el consumo de carne hubo una diferencia significativa, donde solamente la demanda por carne de pollo exhibió un incremento del 1,6%. En tanto, la carne porcina tuvo una caída de -2,7% y la carne bovina -0,2%.

Con respecto al comercio exterior en el 2020, COMECARNE informa que se produjo una reducción de -46% en las importaciones de cárnicos y, en tanto, se produjo un alza de 0,5% de las exportaciones para este rubro con respecto al año anterior.

En México las exportaciones de carne de pollo son inexistentes prácticamente. Mientras, las importaciones de pollo se lograron reducir en -4%, durante el año 2020 en comparación con el año previo.

Las exportaciones de carne porcina alcanzaron un volumen de 269.000, cifra 47% superior a las del año 2019, donde los principales destinos fueron Japón y China. Con respecto a la importación de este producto cárnico superó elmillón de toneladas, un número -3% inferior al año anterior.

Los envíos de carne bovina alcanzaron un volumen de 299.000 toneladas por un valor de US$ US$ 1,671 millones, siendo en principal comprador EE.UU. En tanto, las importaciones alcanzaron 166.000 toneladas.

Para concluir, desde COMECARNE se puntualiza que ha finalizado un año turbulento, donde la industria cárnica ha podido subsistir con el apoyo del comercio exterior, debido a que se ha logrado compensar la caída del consumo interno y, además, ofrece un área de oportunidad a la producción cárnica mexicana, tras encontrar una salida en los mercados internacionales. (MARÍA DE LOS ÁNGELES GUTIÉRREZ. AVINEWS.)

Deja un comentario