Comida preparada con alimentos de desecho opción a la seguridad alimentaria

La investigación conjunta, dirigida por tres profesores de Drexel, Jonathan Deutsch, profesor de doctorado en el Centro de Gestión de Alimentos y Hostelería, Hasan Ayaz, PhD, profesor asociado de investigación en la Escuela de Ingeniería Biomédica y Rajneesh Suri, PhD, profesor en el Colegio LeBow de Los negocios junto con tres estudiantes de posgrado Siddharth Bhatt, Jeonggyu Lee y Ben Fulton, trataron de averiguar si los alimentos elaborados con ingredientes excedentes -llamados productos excedentes de valor agregado (VASP) – que de otro modo se habrían desperdiciado pueden ser una solución prometedora para la inseguridad alimentaria si es comercializado apropiadamente a los consumidores.

“Existe un argumento económico, medioambiental y cultural para mantener la comida, cuando sea posible, como alimento y no como basura”, dijo Deutsch, quien en el pasado creó productos ‘upcycled’ con el Drexel Food Lab. “Convertir los alimentos excedentes en productos de valor agregado alimentará a las personas, creará oportunidades para el empleo, el espíritu empresarial y reducirá el impacto ambiental de los recursos desperdiciados”.

Se estima que los hogares estadounidenses arrojan colectivamente 80 mil millones de libras de alimentos cada año. Muchos ingredientes también se descartan durante el proceso de fabricación y los productos perfectamente comestibles considerados ‘feos’ no llegan a las vitrinas de comestibles. Todo esto equivale a un desperdicio descuidado cuando más de 42 millones de estadounidenses experimentan inseguridad alimentaria.

Pero la gran pregunta ha sido esta: ¿Los consumidores aceptarán productos hechos con ingredientes destinados a la basura? ¿Una persona realmente comería -y pagaría- una barra de granola elaborada con granos de cerveza usados ​​o un condimento hecho de vegetales no aptos para el supermercado?

Si bien los beneficios macroeconómicos de los productos excedentes con valor agregado parecen claros, la calidad adyacente a la basura podría hacer que las personas se muestren reacias a consumir dichos productos. Los investigadores de Drexel decidieron descifrar el proceso de toma de decisiones de los consumidores para ayudar a encontrar la comunicación adecuada para estos productos.

Los investigadores realizaron una serie de pruebas como primer intento de comprender el proceso de toma de decisiones del consumidor con respecto a esta nueva categoría de alimentos, el excedente de valor agregado de los alimentos. Examinaron tres señales de producto para productos excedentes de valor agregado: descripción del producto, etiqueta y beneficio (para sí mismo u otros).

En el primer estudio, los participantes se presentaron con tres categorías de alimentos:

Convencional

Orgánico

Comida excedente de valor agregado

Los participantes del estudio se presentaron cuatro alimentos diferentes utilizando estas descripciones.

Los participantes consideraron que los productos excedentes de valor agregado fueron más útiles para el medio ambiente que los alimentos convencionales, pero menos útiles que los alimentos orgánicos. Los resultados demostraron que los participantes identificaron claramente los alimentos de valor agregado como una categoría única con percepción única, separada de las categorías orgánicas y convencionales.

Luego, los investigadores probaron nueve etiquetas de productos con productos excedentes de valor de marca: Upcycled, reciclados, mejorados, reescalados, reprocesados, recuperados, procesados, recurridos y rescatados. “Upcycled” se observó la etiqueta más preferida, seguido de reprocesado.

Para la prueba final, los investigadores analizaron si el beneficio de un producto para sí mismo o para otros tenía en cuenta sus sentimientos. Resultó que los participantes afirmaron que consumir productos de valor agregado generaría mayores beneficios para los demás que ellos mismos.

Los hallazgos positivos de este estudio son valiosos para defensores de la sostenibilidad, especialistas en marketing de alimentos y académicos. Al explorar la aceptación del consumidor y la preferencia por los productos excedentes con valor agregado, esta investigación marca algunos de los primeros intentos de examinar empíricamente el proceso de evaluación del consumidor para esta nueva categoría de alimentos. Lo que es más importante, los investigadores han comenzado a evaluar cómo presentar de manera eficiente productos excedentes con valor agregado como una nueva categoría de alimentos para los consumidores, de modo que puedan contribuir con algo de alivio a la crisis alimentaria mundial.

“Los alimentos excedentes con valor agregado se pueden percibir más cerca de los alimentos orgánicos como una categoría, fomentando la posibilidad de promover tales alimentos como una nueva categoría que ofrece beneficios a la sociedad”.

No solo eso, sino que vender estos alimentos también podría ser lucrativo.

“Dependiendo de cómo se comuniquen dichos productos, también podrían obtener una prima de precio, como los que se otorgan a los alimentos orgánicos”, explicó Suri. (Drexel University)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s